Anemia y Leche de yegua

¿Qué es la Anemia?

La anemia no es una enfermedad sino un síntoma que está provocado por una baja concentración de Hemoglobina en sangre, que normalmente va acompañada de una disminución en el número de Hematíes (glóbulos rojos) y de una disminución del Hematocrito (volumen de hematíes en relación al volumen de sangre total).

La Hemoglobina es una proteína que contiene el ión hierro (Fe2+), con el que se une el oxigeno (O2) que, a través de la sangre, es transportado desde los pulmones a todos los tejidos y órganos de nuestro cuerpo. En los procesos de formación de la Hemoglobina participan vitaminas y proteínas (Ácido fólico, Vitamina C, Vitamina B12, etc.).

Las Anemias se pueden clasificar según las diversas causas, entre ellas:

-el anómalo tamaño de los hematíes,

-la deficiente concentración de hemoglobina  en su interior,

-la pérdida de hematíes (hemorragias),

- la escasa producción de glóbulos rojos.

De esto, se deduce que hay muchos tipos de anemias, pero nos centraremos en cómo puede ayudar la Leche de Yegua en los casos de las anemias que están relacionadas con las carencias de hierro, malas absorciones, pérdida de hematíes o las asociadas a enfermedades crónicas.

De una forma muy sencilla, diríamos que el hierro se introduce en nuestro cuerpo a través de los alimentos en forma inorgánica y en forma orgánica. El hierro puede ser almacenado en el interior celular mediante una proteína, la ferritina, o puede ser oxidado i transportado mediante otra proteína: la transferrina. La absorción intestinal del hierro, de “per se”, tiene una eficiencia muy reducida y, además, se puede ver afectada por multitud de factores (déficits enzimáticos, pH celulares, metales pesados, etc.) y aquí es donde la Leche de Yegua entra en acción de una forma muy eficiente.

En la composición de la Leche de Yegua encontramos una alta cantidad de VITAMINA C natural (2 veces más que en la leche materna humana). Esta vitamina es imprescindible para el paso del ión Férrico (Fe3+) al ión Ferroso (Fe2+) y así poder ser transportador del oxigeno. Para complementar este equilibrio natural, la Leche de Yegua tiene un alto contenido de LACTOFERRINA, que también es una proteína transportadora de la familia de las transferrinas, con una alta afinidad por el Fe; y a todo eso se le ha de añadir las otras propiedades de la Lactoferrina: antibacteriana, antiséptica, componente esencial de la inmunidad innata, etc. Señalemos que el contenido de Lactoferrina en la Leche de Yegua es similar al de la leche materna humana.

También es de destacar la aportación que la Leche de Yegua hace de vitaminas  B1, B2, B6, B12, D, K, vitaminas que, como ya hemos dicho al principio, de una manera directa o indirecta participan en la formación de la hemoglobina; y que gracias al alto contenido de Ácidos Poliinsaturados Esenciales Omega 3 y a la  presencia de unos especializados enzimas hacen que todos estos procesos de absorciones, oxidaciones y transporte sean una realidad más eficiente para las células que intervienen en ellos. 

Podemos deducir, pues, respecto a su participación en la recuperación de las anemias ferropénicas (deficiencia de hierro), malas absorciones y/o anemias asociadas a enfermedades crónicas, que la Leche de Yegua es un complemento importante, sin contraindicaciones por ser un alimento, que contribuye a la mejora clínica. De hecho, estudios observacionales corroboran esta afirmación y han estimulado que diferentes grupos médicos planteen iniciar estudios clínicos protocolizados.